La ley del movimiento. Composición fotográfica

La importancia de unas reglas a seguir dentro de una composición fotográfica es básica. Ya que sin una buena composición, solo tendremos ciertos elementos desordenados dentro de un encuadre. Por eso debemos ordenarlos para contar una historia y que sea fácil de leer para nuestro público. Hoy nos centraremos en la regla del movimiento, otra de las leyes básicas en composición fotográfica.

En qué consiste la regla del movimiento

Se trata de una regla que nos permitirá comunicar de una manera adecuada el movimiento. Además, a parte de realizar un encuadre más correcto, conseguiremos transmitir sensación de velocidad y de sentido en una imagen con mucho dinamismo.

Cuando fotografiemos un objeto en movimiento o con apariencia o capacidad para desplazarse, la composición de la foto siempre tendrá más espacio hacia el lugar al que se desplaza. De esta manera nos dará la sensación de movimiento y podremos imaginarnos cuál sería el siguiente encuadre imaginario. Mejor lo vemos con unos ejemplos.

Muy similar por cierto a esta regla seria la ley de la mirada, en esta última sería una persona estática y en la regla del movimiento buscarías dicho movimiento. Os dejo también un ejemplo de la regla de la mirada para que veáis esa diferencia de estático (con una dirección) y movimiento

La regla de la mirada

Otras características de esta regla

Tener en cuenta que siempre será más fácil de leer una imagen con esta regla si el movimiento se realiza de izquierda a derecha, simplemente porque al escribir lo hacemos en esa dirección.

También podemos no solo buscar el movimiento sino una dirección del sujeto a fotografiar. Y así imaginarnos cuál será su siguiente movimiento.

La regla del movimiento pero mostrando una direccion.

También podemos transmitir que una imagen en movimiento sea muy estática. Simplemente colocando nuestro motivo en el centro del encuadre parecerá que este no se mueve.

La regla del movimiento, pero mostrando una imagen estatica.

Recuerda que tienes que tener cuidado a la hora de componer y que los elementos no aparezcan borrosos a causa del movimiento.  Podremos usar la técnica del barrido, que consiste en seguir el elemento en movimiento que queremos fotografiar con la cámara mientras disparamos (se recomienda una velocidad de obturación lenta). Es decir, cuanto mayor sea el tiempo de exposición, mayor será la probabilidad de que algo se haya movida dentro del encuadre y, por tanto, mayor será la probabilidad de captar dicho movimiento.


Comparte esta publicación
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
share
Prev Icedrive, almacenamiento en la nube. Como funciona?

Deja un comentario