La regla de los tercios. Composición fotográfica

La regla de los tercios

La Regla de los Tercios es una de esas cosas que aprendes nada más introducirte en el mundo de la fotografía

Es una de las normas más populares para aplicar a la hora de componer una imagen. En parte por ser fácil de entender y poner en practica.

La calidad de tus fotos mejorará inmediatamente cuando apliques esta regla. Y nos olvidemos de esa mala practica de componer una imagen con el objeto en el centro o el horizonte en el medio de la imagen. Pero como todas las reglas están para saltártelas, también veremos cuando esta regla no es efectiva.

Y en que consiste la regla de los tercios?

Se trata de imaginar nuestra fotografía dividida en nueve zonas iguales que se forman gracias a cuatro líneas, dos horizontales y dos verticales. Siendo los puntos de interés (puntos fuertes) donde estas lineas se cruzan.

Con esta regla conseguirás que  tus fotografías tengan  una mayor sensación de profundidad, equilibrio y gane en fuerza y energía. (Todo lo contrario que si sitúas al sujeto en el centro, la imagen será estática y plana). Para poder así dirigir la mirada del espectador directamente al punto de mayor interés. Colocando lo que quieras resaltar de la imagen en uno de los 4 puntos. Aquí tenéis algunos ejemplos.

Como aplicar la regla de los tercios?

La mayoría de cámaras réflex traen unas guías en el propio visor que te ayudarán a tomar las referencias que necesitas. Si no pues tendrás que tirar de imaginación. Siempre te queda acabar de encuadrar con photoshop.

Para ver la cuadricula en photoshop (Menú Vista / Mostrar / Cuadricula)

Debemos tener claro cuáles son los elementos más importantes que tenemos delante e intentar colocarlos lo más cerca posible de los puntos fuertes.

Esta regla funciona con casi cualquier tipo de genero fotográfico. Pero quizás donde mas relevancia tenga es aplicarla  en retratos, macros,  paisajes o naturaleza.

La regla de los tercios

Aquí tenéis un ejemplo de retrato donde la cara del niño esta en un punto, dando profundidad al quedar espacio vacío.

Y otro de paisaje donde el horizonte esta situado a un tercio dejando 2 tercios para el cielo. (nunca componer el horizonte en el centro ) y como punto fuerte el árbol, dando profundidad a la imagen. En este caso das mas importancia al cielo al ocupar dos tercios frente a un tercio de la tierra. (también podría ser a la inversa claro) pero dejando los dos tercios a la zona que mas destaque.

Utilizar más puntos de interés

En el caso de que la composición de la imagen tiene 2 puntos de interés, es recomendable siempre que sea posible utilizar puntos opuestos, formando una diagonal en la foto. Aunque también pueden estar en paralelo.

Las flores silvestres están en los dos puntos en diagonal y en el retrato los dos puntos se encuentras en paralelo, quedando la zona central para dar profundidad. En la ultima imagen destaca la niña y las pompas de jabón.

Cuando no conviene aplicar la norma?

En teoría no suele funcionar, digo en teoría porque en fotografía no hay nada exacto, cuando la composición tenga líneas paralelas, reflejos, partes simétricas, etc. O cuando simplemente creemos que un objeto en particular tiene que estar en el centro, como en fotografía de producto.

Y recuerda que la regla de los tercios tenéis que tomarla como  una ayuda en la composición de la fotografía. No obligaros a tener que cumplirla siempre.

Ahora que habéis visto ejemplos podéis ver que la idea es que el espectador que ve una fotografía no se centre solo en un objeto principal, sino en el fondo que hay detrás. Que de alguna manera provoca a explorar toda la imagen.

Ahora es cuestión de cada uno el saber cuando aplicarla y cuando no.


Comparte esta publicación
share
Prev Convertir una foto en un dibujo con photoshop
Next La regla de la mirada. Composición fotográfica

Leave a comment